23 sept. 2006

Reflexiones sobre una película: Bienvenido a casa

Ayer noche tuve la ocasión de ver esta película. Dirigida por David Trueba, protagonizada por Pilar López de Ayala y Alejo Sauras, cuanta la historia de una pareja que decide irse a vivir junta, y en estas ella se queda embarazada. Decide seguir adelante con el embarazo y él tiene que adaptar su enfoque de la vida, hasta ahora desenfadado y divertido por otro más centrado que le permita criar a un hijo. Antes de seguir con una disección más profunda de la película deseo hacer notar varios puntos que se ven claramente en la peli:

1- Los hombres somos todos unos inmaduros que sólo pensamos en divertirnos y follar.
2- Las mujeres lo tiene todo mucho más claro, y cuando ellas lo decidan hay que tirar para delante con el tema família.
3- Las redacciones de periódicos y revistas están llenas de gente inmadura y borde que parecen recién salidos del instituto.
4- Cuando te casas y tienes hijos follas menos.

Vale, dejando claros estos temas, seguimos. La película no es entretenida, no digo esto como una crítica sino como una reflexión. Es una película lenta, porque en cada fotograma que pasa vemos como el protagonista vanaza un paso más hacia la madurez dejando atras esa adolescencia prolongada en la que mucha vive a los 30. A veces la película hace un cambio de ritmo a fortissmo (quizá como una forma de que el espectador no pierda el interés).

Los personajes están en general bien construidos, especialmente los protagonistas, ya que en ellos descarga el peso el director para llevar la película a buen término. Ella es una chica responsable, que ya ha vivido sola una buena temporada y a la que le hace gracia que su novio de 8 años se vaya a vivir con ella, pero sin estridencias. El no sabe exactamente lo que quiere, pero dado la seguridad con la que ella avanza, proseguirán camino juntos.

Respecto a los secundarios, están bien interpretados, pero son poco creíbles, ya que es impensable que haya tal cantidad de ego y mala leche por metro cuadrado.

No sé en que pensaba David Trueba cuando realizaba esa película, pero me da la impresión de que los 30 le empiezan a quedar lejos. No obstante, es un buen reflejo de a lo que nos tenemos que enfrentar los de 30 ( y los que estamos ya muy cerca de esa edad pero hemos decidido ya ser un poco "serios"). Sin embargo noto a faltar a veces un poco más de vigor narrativo.

Nota: 7 sobre 10

No hay comentarios: