15 feb. 2011

Historia de una adopción: El ICAA y la ECAI

El ICAA es el organismo perteneciente a la Generalitat que se encarga de los temas relacionados con las adopciones. Cuando estás interesado en el tema, solicitas una cita y te hacen entrega de la documentación inicial (que se puede encontrar en la web), con unos dossier por país, que tu puedes estudiar para elegir el país de origen (hay gente que lo tenía muy claro, nosotros no). Si sigues interesado te convocan a una reunión con más gente, donde te explican el proceso legal de la adopción internacional. Hay webs con mucha información y no me extenderé con esto. Allí te comentan que dependiendo del país se debe hacer con una ECAI pero otros te permiten hacerlo por libre.


Las ECAI son entidades sin ánimo de lucro que están certificadas por la Generalitat (en este caso) y por el país de origen, para hacer de intermediadoras en el proceso de adopción. Acostumbran a contar con una cierta infraestructura en el país de origen (las hay que incluso financian y dirigen los orfanatos, sobretodo las de África) que suele ser abogados, traductores, y ya cuentan con contactos en el país.

Si bien es cierto que hacerlo directamente con el país es posible en muchos casos, yo no lo recomendaría, a no ser que se tenga mucha familiaridad con el país, se domine extraordinariamente bien la lengua o se tengan muchos contactos. ¿Es más barato? Sí. Pero la sensación de seguridad no es la misma, a pesar de que la ECAI no se compromete a nada más que a intermediar.

Una vez se ha estudiado los dossiers de los países, hay que elegir uno (o varios) e ir a las reuniones de la ECAI correspondiente. En nuestro caso fuimos sólo a una, pero porque el filtrado fuerte lo habíamos hecho con la documentación inicial.

Inciso:


Si estáis interesados obtened la documentación más reciente del ICAA (o el organismo correspondiente en vuestra comunidad) y realizad un filtrado serio (y os digo una cosa, el listado del ICAA es muy bueno seáis de donde seáis, el catalán no es tan diferente del castellano). Si veis que en un país no cumplís el perfil (no estáis casados, o no lo estáis por la iglesia, o la edad, etc) descartad y seguid adelante. Hay muchos países, y lo que a nosotros nos puede parecer racional a ellos no. Son ellos los que definen a quien entregan a sus ciudadanos (unos ciudadanos que ellos son incapaces de cuidar, por otra parte) y ellos ponen las normas. Encabezonarse inicialmente en un país no es buena idea.
En la ECAI te cuentan la situación del país, porqué tienen niños para adoptar, en que estado de salud se encuentran, como son los orfanatos. Hacedles caso. No os fieis de la información que veáis en Internet, no es de primera mano y puede llevaros a errores.

Cuando has decidido el país (o sin haberlo decidido, pero esto no atrasa más de una semana) viene el tema de la idoneidad.

8 meses después…

Una vez te han dicho que eres idóneo te pones en contacto con la ECAI. Les preguntas que documentación vas a necesitar. Dependiendo del país va desde cosas relativamente sencillas (ingresos, penales, alguna foto, certificados médicos) hasta otras para nosotros absurdas (como una carta de un sacerdote católico diciendo que eres buen crsitiano). Hay de todo en el mundo, y por cierto, ese es un criterio válido a la hora de descartar países.

Cuando tienes toda la documentación lista, la llevas a la ECAI para formalizar el contrato. Si es seria lo harán muy bien, si no lo es tanto… Y dependiendo de cómo vaya el tema os pedirán un primer pago (o todo junto, depende de la ECAI).

Queda feo hablar de dinero, pero por lo que hemos visto el tema ronda los 10.000 € (por arriba) sin contar viajes al país, que corren de tu bolsillo.

Y entonces, como he dicho más arriba:

Hoy me siento como el primer día del resto de mi vida. Ayer iniciamos (con mi mujer) el proceso de adopción de un niño (o niña) en Bulgaria. Digo que lo iniciamos ayer (firmamos el contrato con la ECAI), pero no es estrictamente cierto, ya que antes pasas por las manos de la Generalitat, que lo retrasa y embrolla todo, con el maldito certificado de idoneidad (ahora os hablaré de él). Los que nos conocéis sabéis que hace un par de años hubo un embarazo que no llegó a término, pero la adopción requiere de mucha más reflexión, el embarazo (al menos cuando no requiere intervención ajena) es mucho más natural, no requiere (o a nosotros no nos requirió) una reflexión profunda sobre lo que eres, sobre a dónde vas, sobre si en tu vida cabe un niño, sobre si vas a ser buen padre. Supongo que esos miedos se producen con el parto, o van apareciendo poco a poco.

No hay comentarios: