15 feb. 2011

Historia de una adopción: Las relaciones

La pareja



Las relaciones de pareja son tan complejas como las personas, y somos muy complicados. Hay gente a la que no poder tener hijos los destruye como pareja, y a otros les hace más fuertes. No hay un criterio válido, pero yo puedo aportar mi experiencia.

Si cabe una generalización es que las mujeres desean más los hijos que los hombres. No significa que los hombres no quieran tener niños, ni que haya mujeres que los quieran tener porque “toca”. Simplemente significa que las mujeres tienen una necesidad biológica que los hombres no, y no sienten la llamada a la paternidad con la misma intensidad. Yo, por ejemplo, deseo tener hijos de corazón (me gustan los niños) pero no me angustia la idea de no tenerlos. Tampoco he creído nunca que mis genes sean especiales, por lo que no dejar descendencia biológica no me preocupa en exceso


Esta situación a nosotros nos ha unido. Hemos pasado ya mucho (bueno y malo) y cada vez nuestra relación ha salido fortalecida. Nos da un objetivo en común, algo en lo que posar nuestras esperanzas. Tenemos mucho amor que repartir, mucho cariño que dar, muchas cosas que enseñar. Tengo muchos libros que enseñar, muchas películas que proponer, muchos problemas de matemáticas que resolver.


La familia y los amigos

Dentro de la normalización de esta situación está el contárselo a la familia. Lo pueden recibir mejor o peor. Les puede gustar la idea u horrorizarles. Pueden pensar que es un disparate y decirte que agotes todas las posibilidades biológicas, que te lo pagan ellos, o pueden decirte que a ellos les da igual de dónde venga su nieto, y que lo van a cuidar de la misma manera que cualquier hijo biológico que pudieras tener. Pero finalmente lo entenderán, porque os quieren, y saben que vosotros vais a querer a ese niño tan deseado.

Los amigos (para el valor de verdaderos amigos) suelen ser más sinceros, pero sabes que lo entenderán y que te van a ayudar en lo que esté en su mano.

No hay comentarios: