15 feb. 2011

Historia de una adopción: Las entrevistas

Después de ese curso (lo que dan dos días de sí) te llaman para una entrevista personal, con tu pareja, para ver si has asimilado lo que te han contado. Antes de seguir un inciso:


Amigos psicólogos:

1- no defendáis vuestras opiniones como si fueran certezas matemáticas, si luego vais a decir (o se os va escapar) que hay diferentes corrientes de opinión. La verdad no es opinable.

2- Si supierais lo fácil que es decir lo que queréis oír cambiaríais de trabajo. Al minuto siguiente de salir de los dos días de curso, sabía que esperabais de nosotros, qué queríais que os dijéramos. Y lo hicimos: relaciones con los padres, con el mundo en general…

3- Si vuestro trabajo real, el que os importa, es hacernos entender la complejidad de la adopción, eso sí lo habéis conseguido, felicidades (en serio). En mi opinión es de lo poco que os deberíais preocupar. Siento las dificultades de ese niño, las entiendo perfectamente.
Después de esta una tercera entrevista donde te preguntan por tu vida, tu infancia, la relación con tus padres, etc. Esta es para mí la más absurda (no se me ocurre otra palabra mejor). Si no me llevo bien con mis padres (afortunadamente la cosa mejoró desde que me independicé) ¿me inhabilita eso para ser un buen padre? ¿No es posible que haya aprendido de sus errores? Quizá sería mejor estudiar como soy actualmente, no como fui de niño, pero bueno, supongo que según corrientes… De esta es posible que haya más de una.

También te hacen una visita en casa, ven donde vives, como vives, donde planeas instalar al niño, te preguntan por tu trabajo, por tu horario, tus ingresos, etc. Y permitidme otro inciso:

Los ingresos. Estamos de acuerdo en que llevar a alguien del fuego a las brasas no es buena idea. Y sacar a un niño de una situación de penuria a otra tampoco. Pero sólo se preocupan por tus ingresos anuales, no de tu balanza de gastos. Por resumir. Si yo gano 2000 al mes pero pago 1000 de hipoteca (ni una cosa ni la otra) me quedan 1000 limpios. Si tengo un piso heredado de mis padres (no, y que tarde) y gano 1000, me quedan 1000. Pues eso no importa, en el primer caso sería un candidato idóneo, en el segundo no (o tendría que presentar 100 papeles)

Además, ¿quien sabe el horario que va a hacer dentro de dos años? ¿Alguien tiene el trabajo asegurado en los próximos cinco (descontando a funcionarios, claro)?

Por fin, una última entrevista de cierre, y cuando pasa el tiempo, te llaman para decirte el resultado.

No hay comentarios: